COMENTARIO: El secreto de la próspera relación China-África
  Spanish.xinhuanet.com | 2021-11-29 16:46:01

NAIROBI, 29 nov (Xinhua) -- China y África han permanecido juntas en momentos de adversidad y bonanza ejemplificando la construcción de una comunidad global con un futuro compartido.

La Octava Conferencia Ministerial del Foro de Cooperación China-África (FOCAC, según sus siglas en inglés) se celebrará a pesar de los problemas derivados de la COVID-19, lo cual muestra la importancia que tanto África como China otorgan al desarrollo de sus relaciones bilaterales, además de la confianza mutua profunda que creará nuevas oportunidades de colaboración entre los dos socios tradicionales.

El FOCAC, desde su creación en el año 2000, ha llegado a ser una plataforma importante para el diálogo colectivo y un mecanismo efectivo de cooperación pragmática. Ha beneficiado notablemente a los pueblos de China y África. Y ha remodelado la cooperación internacional con África.

Tras años de dedicación y esfuerzos, el árbol de la cooperación China-África ha crecido: es alto, fuerte e inmune ante cualquier sacudida externa. La amistad China-África está ahora en su máximo apogeo.

El secreto de la fructífera cooperación China-África ha sido desvelado en un Libro Blanco, publicado el viernes pasado por la Oficina de Información del Consejo de Estado de China, y titulado "China y África en la nueva era: una asociación de igualdad".

La amistad chino-africana, según este documento, ha sido encarnada por la confianza política mutua, una rápida expansión de la cooperación económica y del desarrollo social, los intercambios entre pueblos y culturales y una creciente colaboración en materia de paz y seguridad.

Económicamente, las estadísticas muestran que China ha sido el primer socio comercial de África durante los últimos 12 años, desde 2009. Los intercambios comerciales con China sumaron más del 21 por ciento de todo el comercio exterior de África en 2020. China ha incrementado sus importaciones de productos no relacionados con las materias primas. Y ha eliminado los aranceles al 97 por ciento de lo exportado por las 33 naciones menos desarrolladas de África.

A finales de 2020, la inversión directa de las empresas chinas en África había superado los 43 mil millones de dólares. Más de 3.500 compañías chinas han creado millones de empleos directos e indirectos, en este continente, con mano de obra local en el 80 por ciento de los casos.

En materia de infraestructuras, no es exagerado decir que la implicación de las empresas chinas en su desarrollo también ha modificado profundamente el panorama en África. Hasta el momento, casi todos los países africanos que mantienen relaciones diplomáticas con China han firmado acuerdos de cooperación bajo la iniciativa de La Franja y La Ruta. El 31,4 por ciento de todos los proyectos de infraestructura en África, durante 2020, han sido ejecutados por empresas chinas.

Desde la creación del FOCAC, las empresas chinas han utilizado diversos fondos para construir y mejorar más de 10.000 kilómetros de ferrocarriles, casi 100.000 kilómetros de carreteras, cerca de 1.000 puentes y 100 puertos, y 66.000 kilómetros de redes de transmisión y distribución energética.

También han ayudado a instalar una capacidad de generación de energía de 120 millones de kilovatios, una red troncal de comunicaciones de 150.000 kilómetros y un servicio para dar cobertura a 700 millones de usuarios, según el Libro Blanco.

Además de una cooperación fructífera en infraestructuras, China ha fomentado el avance de la industrialización y de la diversificación económica en África, mediante la construcción de zonas de cooperación económica y comercial, zonas económicas especiales, parques científicos e industriales.

China también ha estado compartiendo sus experiencias de desarrollo agrícola y tecnológico con África. Y ha ayudado a África a construir cadenas de suministro agrícola e incrementar el comercio. También ha ayudado a África a reducir la brecha digital expandiendo la cooperación en este ámbito.

La asistencia mutua prevalece en esta nueva era de cooperación China-África. Desde el devastador terremoto en la provincia suroccidental china de Sichuan en 2008, hasta el ciclón Idai que arrasó Zimbabue, Mozambique y Malawi en 2019, y desde el brote de Ébola en África Occidental en 2014 hasta la actual pandemia de la COVID-19, China y África han permanecido siempre unidas en los momentos difíciles.

En los momentos más duros de la lucha contra la COVID-19 en China, los países africanos y organizaciones regionales, como la Unión Africana, prestaron un gran apoyo a China. Después de que la COVID-19 golpease a África, China ofreció asistencia humanitaria de forma inmediata, incluidos suministros médicos y vacunas necesarias de urgencia.

A principios de esta semana, fue completada la estructura del edificio principal de la sede de los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades, con la asistencia china.

En la próxima conferencia del FOCAC, China y África analizarán a fondo temas como la recuperación económica pospandémica, sanidad, desarrollo de infraestructuras y entre otros.

Ambas partes también tienen previsto estimular nuevos motores de crecimiento como el comercio electrónico, la construcción de redes 5G y la economía verde, con miras a promover un desarrollo común sostenible y de alta calidad.

De cara al futuro, el espacio para una cooperación mutuamente beneficiosa seguirá ampliándose, mientras la comunidad China-África con un futuro compartido crece cada vez más fuerte.

 
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico: xinhuanet_spanish@news.cn
Volver Arriba

COMENTARIO: El secreto de la próspera relación China-África

Spanish.xinhuanet.com 2021-11-29 16:46:01

NAIROBI, 29 nov (Xinhua) -- China y África han permanecido juntas en momentos de adversidad y bonanza ejemplificando la construcción de una comunidad global con un futuro compartido.

La Octava Conferencia Ministerial del Foro de Cooperación China-África (FOCAC, según sus siglas en inglés) se celebrará a pesar de los problemas derivados de la COVID-19, lo cual muestra la importancia que tanto África como China otorgan al desarrollo de sus relaciones bilaterales, además de la confianza mutua profunda que creará nuevas oportunidades de colaboración entre los dos socios tradicionales.

El FOCAC, desde su creación en el año 2000, ha llegado a ser una plataforma importante para el diálogo colectivo y un mecanismo efectivo de cooperación pragmática. Ha beneficiado notablemente a los pueblos de China y África. Y ha remodelado la cooperación internacional con África.

Tras años de dedicación y esfuerzos, el árbol de la cooperación China-África ha crecido: es alto, fuerte e inmune ante cualquier sacudida externa. La amistad China-África está ahora en su máximo apogeo.

El secreto de la fructífera cooperación China-África ha sido desvelado en un Libro Blanco, publicado el viernes pasado por la Oficina de Información del Consejo de Estado de China, y titulado "China y África en la nueva era: una asociación de igualdad".

La amistad chino-africana, según este documento, ha sido encarnada por la confianza política mutua, una rápida expansión de la cooperación económica y del desarrollo social, los intercambios entre pueblos y culturales y una creciente colaboración en materia de paz y seguridad.

Económicamente, las estadísticas muestran que China ha sido el primer socio comercial de África durante los últimos 12 años, desde 2009. Los intercambios comerciales con China sumaron más del 21 por ciento de todo el comercio exterior de África en 2020. China ha incrementado sus importaciones de productos no relacionados con las materias primas. Y ha eliminado los aranceles al 97 por ciento de lo exportado por las 33 naciones menos desarrolladas de África.

A finales de 2020, la inversión directa de las empresas chinas en África había superado los 43 mil millones de dólares. Más de 3.500 compañías chinas han creado millones de empleos directos e indirectos, en este continente, con mano de obra local en el 80 por ciento de los casos.

En materia de infraestructuras, no es exagerado decir que la implicación de las empresas chinas en su desarrollo también ha modificado profundamente el panorama en África. Hasta el momento, casi todos los países africanos que mantienen relaciones diplomáticas con China han firmado acuerdos de cooperación bajo la iniciativa de La Franja y La Ruta. El 31,4 por ciento de todos los proyectos de infraestructura en África, durante 2020, han sido ejecutados por empresas chinas.

Desde la creación del FOCAC, las empresas chinas han utilizado diversos fondos para construir y mejorar más de 10.000 kilómetros de ferrocarriles, casi 100.000 kilómetros de carreteras, cerca de 1.000 puentes y 100 puertos, y 66.000 kilómetros de redes de transmisión y distribución energética.

También han ayudado a instalar una capacidad de generación de energía de 120 millones de kilovatios, una red troncal de comunicaciones de 150.000 kilómetros y un servicio para dar cobertura a 700 millones de usuarios, según el Libro Blanco.

Además de una cooperación fructífera en infraestructuras, China ha fomentado el avance de la industrialización y de la diversificación económica en África, mediante la construcción de zonas de cooperación económica y comercial, zonas económicas especiales, parques científicos e industriales.

China también ha estado compartiendo sus experiencias de desarrollo agrícola y tecnológico con África. Y ha ayudado a África a construir cadenas de suministro agrícola e incrementar el comercio. También ha ayudado a África a reducir la brecha digital expandiendo la cooperación en este ámbito.

La asistencia mutua prevalece en esta nueva era de cooperación China-África. Desde el devastador terremoto en la provincia suroccidental china de Sichuan en 2008, hasta el ciclón Idai que arrasó Zimbabue, Mozambique y Malawi en 2019, y desde el brote de Ébola en África Occidental en 2014 hasta la actual pandemia de la COVID-19, China y África han permanecido siempre unidas en los momentos difíciles.

En los momentos más duros de la lucha contra la COVID-19 en China, los países africanos y organizaciones regionales, como la Unión Africana, prestaron un gran apoyo a China. Después de que la COVID-19 golpease a África, China ofreció asistencia humanitaria de forma inmediata, incluidos suministros médicos y vacunas necesarias de urgencia.

A principios de esta semana, fue completada la estructura del edificio principal de la sede de los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades, con la asistencia china.

En la próxima conferencia del FOCAC, China y África analizarán a fondo temas como la recuperación económica pospandémica, sanidad, desarrollo de infraestructuras y entre otros.

Ambas partes también tienen previsto estimular nuevos motores de crecimiento como el comercio electrónico, la construcción de redes 5G y la economía verde, con miras a promover un desarrollo común sostenible y de alta calidad.

De cara al futuro, el espacio para una cooperación mutuamente beneficiosa seguirá ampliándose, mientras la comunidad China-África con un futuro compartido crece cada vez más fuerte.

010020070760000000000000011100001310340538